Cuando hablamos de cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad, lo primordial es que dispongas de una meta clara y concreta de lo que exactamente quieres conseguir. Y el siguiente paso es focalizarse en las tareas determinantes que te van a permitir conseguirlo.

Una tarea determinante, o imperativa, o de alto rendimiento, llámalo como tú quieras, es la que tiene una relación directa con los resultados que estás buscando y estos resultados, en un contexto profesional, son… DINERO.

¿Cómo identifico mis tareas determinantes?

Las tareas determinantes (TD) o imperativas (TI), son las acciones concretas a realizar, que te permiten avanzar hacia las metas u objetivos que te hayas marcado.

Son las acciones que aparecen al realizar el plan de acción de tu meta.

Podríamos definir tarea determinante como:

“Aquellas actividades que proporcionan un mayor Beneficio,

y están DIRECTAMENTE relacionadas con la consecución de Resultados.”

¿Cuál es la palabra mágica que te permitirá descubrir tus TD/TI?

¿Beneficio has dicho? … meeeeggggg … ¡ Error !

¿Resultados? … meeeeggggg … ¡ Error ¡

La palabra que te va a permitir descubrir tus TD/TI es DIRECTAMENTE.

El motivo es sencillo. Hay tareas determinantes que están vinculadas a otras, y el simple hecho de no realizarlas, penaliza el resultado de la siguiente.

Veamos un ejemplo:

En un diagrama de flujo del área comercial de tu empresa o negocio, las tareas determinantes que se identifican con claridad son: preparar campañas u ofertas, planificar visitas, realizar visitas, preparar presupuestos o propuestas, cerrar las operaciones, por mencionar algunas.

Y hay una muy importante que es realizar el seguimiento de los presupuestos realizados.

Es más habitual de lo que debería ser, el NO realizar el seguimiento del 100×100 de todos los presupuestos realizados, ya sea porque “no quiero hacerme pesado”, o porque “si no han dicho nada es porque no les interesa”, o “porque no tengo tiempo”, o cualquier otra excusa que, básicamente, esconde el justificar no hacerlo.

Aprovecho para decirte que éstos son muy buenos ejemplos de cómo un condicionamiento mental (que son tus propios pensamientos) afecta y limita tus acciones y, por lo tanto, a tus resultados.

Volvamos al ejemplo. Lo que quizá no sepas es que la diferencia entre realizar el seguimiento del 100×100 de presupuestos y no hacerlo, hace mella en tu ratio de cierres.

Dicho de otra forma, en una media de ratio común, por cada 10 presupuestos, se cierran entre 2 y 4. Pero SI REALIZAS el 100×100 del seguimiento de tus presupuestos de forma correcta, el ratio resultante es aproximadamente de 5 a 6 cierres, por la misma cantidad de presupuestos.

Esto sí que es productividad, eficiencia y estar focalizado en las tareas determinantes que hacen que tus resultados mejoren, y así, te dejes de preguntar por cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad.

Cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad

¿ Cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad ?

Tal y como te he explicado en el ejemplo anterior, si realizas el diagrama de flujo de cada área de tu empresa o actividad profesional detectarás acciones que no estás realizando.

Lo normal es que no se realicen por falta de tiempo, o por dispersión debida a cambios de tareas constantemente, e incluso porque dedicas la mayor parte del tiempo a realizar tareas de bajo rendimiento, que se han convertido en urgencias por no tener los hábitos adecuados en gestión del tiempo y planificación.

Y, en muchos otros casos no se realizan, simplemente, por desconocimiento o porque tus condicionamientos no te lo permiten. Ellos mandan y gobiernan tu día a día mucho mejor que tú mismo.

La Actitud determinante para mejorar tu negocio y tu rentabilidad es, en primer lugar, saber qué actividades te proporcionan resultados y beneficios, es decir, DINERO.

Y después, adquirir los hábitos necesarios en gestión del tiempo y planificación, por lo tanto, aprender a “hacer lo que toca cuando toca”, sin dejar que tus condicionamientos te limiten y acabes auto justificándote, con argumentos vacíos, por no haber hecho lo correcto.

No le des mas vueltas a la cabeza sobre cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad, y emprende las tareas determinantes necesarias para empezar a ganar dinero.

Cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad

Ejemplos de Tareas Determinantes

Te detallo a continuación algunos ejemplos de Tareas Determinantes o Imperativas para estimular y ayudarte a completar tu diagrama de flujo, y mejorar tu negocio y tu rentabilidad.

Área Comercial:

  • Incrementar el contacto con los clientes actuales para asesorar y fidelizar (que valores en servicio).
  • Visitar clientes actuales para ofrecer servicios adicionales. (Estrategia horizontal)
  • Visitar clientes potenciales. (Estrategia vertical)
  • Visitar clientes actuales para pedir referencias.
  • Participar en eventos para conocer nuevos clientes potenciales.
  • Planificar campañas anuales.

Área Compras:

  • Negociar para conseguir una mejora de precio con los proveedores.
  • Mejorar en X% el precio de compra de los productos A, B, y C.
  • Renegociar servicios (entregas, mermas, …) con un proveedor cada semana.
  • Reunirse con un nuevo proveedor semanalmente para asegurar el mejor precio para ser competitivo.

Área Finanzas:

  • Gestión de cobro de morosos.
  • Tener identificados a los clientes por rentabilidad, no por facturación (información básica para tu estrategia horizontal).
  • Realizar cierres de obra o servicio.

Área Producción:

  • Hacer seguimiento de las horas que dedicamos a trabajos que no cobramos.
  • Planificar producción.
  • Realizar un plan de polivalencias.
  • Definir metas de actividad y hacer el seguimiento.

 

Soy consciente que, por tu formato de negocio o actividad profesional, puede haber algunas que quizá no encajen, pero independientemente de tu actividad, se trata de tareas determinantes, y el realizarlas correctamente o no hacerlas marca la diferencia entre el conseguir mejorar tu negocio y tu rentabilidad o simplemente trabajar.

Recuerda que, en la base de cómo mejorar tu negocio y tu rentabilidad, una cosa es saber qué se debe hacer y otra muy distinta es hacerlo, y tus hábitos en gestión, organización y planificación personal pueden ser tu bendición o tu maldición en tu camino hacia el Éxito profesional.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar