Hoy hace un día precioso, luce el sol y los colores son muy intensos y vivos, porque hace unas horas estaba lloviendo. Gracias a esta lluvia, el aire está limpio de polvo y todo es mucho más bonito.

O quizá cuando estés leyendo este artículo está lloviendo o nevando o hace frío. Esto es lo de menos ya que, a mi entender, da absolutamente igual. Hoy es un día fantástico e ideal para mejorar tu vida.

Hoy no te voy a explicar cómo vender más. Ni cómo puedes mejorar tu día a día profesional con una planificación profesional. Tampoco te voy a explicar cómo conseguir la actitud y la motivación que quieres, ni nada relacionado con aspectos para que puedas mejorar tu vida. Aunque, quizá, sí que va a mejorar todo un poco. Esto va a depender de ti solamente.

Hoy te voy a proponer un juego. Sí, has entendido bien, un juego 😉

La visión del día a día te impide ver más allá y mejorar tu vida

A mí, personalmente, me gusta determinar mis metas anuales de forma que pueda seccionarlas en trimestres o semestres para, de esta forma, facilitar mi enfoque y evitar las dispersiones que nacen en el día a día.

Por otro lado, decirte que también es muy interesante poder realizar, digamos, un “parón” para pensar, ya que cuando se está mucho tiempo ejecutando y ejecutando y sólo nos permitimos pensar en vacaciones, las cosas habitualmente no van del todo como nos gustaría que fueran y el tiempo pasa de forma mucho más rápida.

Es tan importante pensar y reflexionar como ejecutar. El problema está en que, si no pensamos y reflexionamos con calma, podemos dedicar meses a ejecutar sin dirigirnos hacia donde nos gustaría ir.

Uyyy … parece que estoy filosofando demasiado.

Lo que quiero decir es sencillo. Por mucho que trabajes, es muy difícil conseguir los resultados que se quieren si no tienes claro cuáles deben ser. El día a día tiene una capacidad brutal de absorberte en los problemas diarios e impedirte dedicar tiempo a las tareas que te facilitarán los resultados.

No trabajes por trabajar. Trabaja con intención.

Es muy importante pensar. Y muchas veces el ajetreo, las responsabilidades y la infinidad de tareas por realizar a diario nos impiden pensar tranquilamente y poder reflexionar sobre nuestro camino, hacia dónde vamos, qué es lo que realmente nos ilusiona, o mejor todavía, qué es lo que deseamos y esperamos de nuestra vida.

Toma un momento para la reflexión personal 

A la reflexión sobre el pasado, hay que dedicarle un poco de tiempo, pero sólo un poco, para analizar el último año o los últimos seis meses.

¿Dónde estaba en enero o en junio y dónde estoy ahora?, ¿he avanzado hacia dónde quería?, o ¿simplemente me he dejado llevar?…

¿He realizado o conseguido aquellas pequeñas o grandes inquietudes personales?, o ¿no he tenido tiempo para ello?…

¿Me he planteado metas o retos que realmente me ilusionasen?, o ¿me he limitado a seguir el rumbo que ya tenía marcado? porque es lo que se supone que debo hacer?…

Como realmente no se puede hacer nada respecto a nuestro pasado, te dije lo de no dedicarle mucho tiempo. Lo importante es tomar conciencia de que, si realmente no te propones avanzar en una dirección, sea la que sea, difícilmente vas a conseguir lo que realmente te ilusiona o deseas de forma sincera.

Así que, el juego, el reto y el avance personal está en mirar hacia delante. Ahí sí que debes invertir tiempo.

mejorar tu vida

Renueva tus Deseos y déjalos volar 

El mayor problema o condicionamiento para poder realizar el juego que voy a proponerte está en ti mismo/a.

Esto quiere decir que TÚ debes tomar la determinación de dedicarle tiempo ya que, sin esa inversión de tiempo, no vas a conseguir realizar el juego.

Coge una libreta y anota en la primera hoja: “Mis Ilusiones para los próximos 6/12 meses”. Y ahora, estando solo/a preferiblemente, para así poder evitar distracciones o interrupciones que te impidan concentrarte en Ti mismo/a, empieza a anotar esas pequeñas cosas que te gustaría poder conseguir, disfrutar o vivir en los próximos seis o doce meses.

No escribas deseos vagos, que son básicamente deseos que “ni tú mismo/a te crees que puedas conseguir” y, por tanto, difícilmente vas a emprender ninguna acción para conseguirlos.

Debes pensar tranquilamente qué cosas REALMENTE te ilusionan. Me refiero a cosas o vivencias o situaciones agradables que quieras disfrutar.

Detalla cosas sencillas de conseguir en las próximas semanas, pero que por la razón que sea, simplemente no hayas conseguido a día de hoy. Te será mucho más fácil tomar conciencia y conseguirlas.

Verás que, al conseguirlas, te sentirás exitoso/a y seguirás alimentando tu lista a medida que vayas consiguiendo tus deseos. Y es mucho más fácil que te vayas proponiendo metas más ambiciosas poco a poco, ya que, por el contrario, si lo que describes son grandes “elefantes” y no los consigues, será muy fácil que pierdas tu motivación y, por lo tanto, dejes de creer que puedes conseguirlo.

Una vez realizada la lista, vuelve a revisarla y selecciona 2-3 de esas cosas que se puedan conseguir en las próximas semanas. Digamos, por ejemplo, que sean factibles de conseguir antes de 4-6 semanas.

Ordénalas de mayor a menor importancia para ti y describe una fecha límite para cada una de ellas.

Por ejemplo:

1.- Conseguir un cliente nuevo

Fecha límite en 5 semanas

2.- Apuntarme a ese curso de planificación profesional

Fecha límite en 4 semanas

3.- Agradecerle y hacerle saber a mi pareja lo importante que es para mí

Fecha límite en 1 semana

4.- Tener charla con mi hermana y limar asperezas

Fecha límite en 6 semanas

5.- Comer como mínimo una pieza de fruta al día

Fecha límite en 1 día

Deja la lista en un cajón.

Al día siguiente, vuelve a revisarla toda. Evalúa si las 5 Metas que has descrito son realmente lo que te ilusiona para las próximas semanas y revisa las fechas límite para adecuarlas, si fuese necesario.

mejorar tu vida

Una vez transcurridas las próximas semanas, entonces, coge la lista, revisa Tus Logros, siéntete dichoso/a de lo que hayas conseguido y analiza el “porqué” no has conseguido lo que te haya quedado pendiente, para poder sacar acciones de mejora y asegurar su consecución durante las siguientes 2 semanas.

Realiza este pequeño juego mes a mes y, sin darte cuenta, verás que avanzas. Te sentirás dichoso/a y feliz y, por supuesto, cada vez tus Metas serán más desafiantes e ilusionantes.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar