En el asesoramiento estratégico para empresas una de las preguntas que mucha gente se hace es: ¿es posible que exista alguna pauta infalibles para que mi empresa sea un éxito? La única respuesta válida que te podemos ofrecer es: «No».

No existe una fórmula infalible para conseguir el éxito empresarial. Por mucho que algunos quieran venderte esa idea. En el mundo de los negocios no vale el “café para todos”. No sirven las promesas del tipo “haz esto, esto y esto y te aseguro que el dinero llegará a ti”.

Estamos de acuerdo con Gloria. Podemos, eso sí, señalarte unas conductas, patrones, factores, claves, que pueden afianzar mucho más tu camino hacia el éxito. Te explicaremos 10 factores clave del éxito de una empresa pero, en función de la naturaleza de tu negocio estamos seguros que podrás encontrar muchos más, o amoldarlos a tu actividad de la manera que tu creas más efectiva.

¿Cuáles son los 10 Factores Clave del Éxito De Una Empresa?

1. Análisis del entorno.

Existe una herramienta muy utilizada en análisis estratégico: La herramienta PEST. Se trata de un acrónimo de las iniciales de cuatro factores: políticos, económicos, sociales y tecnológicos. Esta herramienta sitúa el proyecto a realizar dentro del marco que configuran estos parámetros para tener una visión realista de la viabilidad de la empresa y culminación empresarial. Recientemente, se ha añadido el factor ecológico, con lo cual la herramienta ha pasado a llamarse PESTE.

2. Análisis interno. La cadena de valor de Porter.

Esta herramienta desarrollada por el investigador Michael Porter, facilita que la empresa pueda analizarse internamente, a través de su desagregación en sus principales actividades generadoras de valor (factores clave del éxito de una empresa). En cada sector se repiten una serie de factores imprescindibles para asegurar el éxito de la empresa. La metodología de la cadena sirve para extraer y reconocer cada factor.

3. Conocimiento del mercado.

Fruto de las dos premisas anteriores, es indudable que la persona que inicia su proyecto tiene que ser profundo conocedor del contexto comercial, su notoriedad, la de su sector, competidores y productividad.

4. Perder el miedo a la originalidad.

De la misma manera que conocer el campo en donde hemos de movernos es fundamental, también lo es no caer en la trampa de proceder de la misma manera que nuestros competidores. Si consideramos que nuestra actividad tiene que ser innovadora en algún o muchos aspectos para ser exitosa, saltándonos parámetros establecidos, debemos ser valientes y aplicarlos. Ya es sabido que las ideas innovadoras tienen muchas más posibilidades de ser triunfadoras. Este concepto está íntimamente ligado a la excelencia, que son uno de los factores clave dels éxito de una empresa.

5. Que nos encante lo que estamos proyectando.

A pesar de haber situado nuestro proyecto en el número cinco de los factores, bien podríamos ponerlo como número uno. Sentir pasión por lo que se hace es el punto de arranque definitivo. Sabemos que ganar dinero es el objetivo principal, pero no puede ser el motor de nuestra ilusión. Trabaja porque esto te proporciona placer. Los beneficios económicos llegarán, sin duda.

6. Esfuerzo diario. Trabajo duro.

Si posees la cualidad anterior, esta premisa no será un sacrificio desagradable para ti. La acción diaria, la dedicación, la autodisciplina, son los pilares básicos para llegar a las metas que nos hemos propuesto. Las cosas no son fáciles, sobre todo en la primera época, donde se lucha por la consolidación empresarial (periodo donde más frecuentes son los fracasos). Seamos perseverantes.

7. Saber focalizar nuestra tarea.

Últimamente todo el mundo habla de multitasking, o empresas cuyos servicios son transversales. Sin embargo, este concepto puede funcionar con los ordenadores, pero no es adecuada a la hora de organizar el pensamiento ordenado y creativo en las personas, además de ser una fuente importante de estrés. La disciplina de “primero una cosa y después la otra” es la que da mejores resultados en las tareas humanas. Demostradísimo.

8. Una buena y precisa planificación.

Este aspecto está estrechamente vinculado al anterior. La planificación es esencial para prevenir errores que quizás más tarde ya no podamos solucionar, como una mala distribución de recursos o cálculo equivocados respecto al tiempo que debemos invertir en cada actividad

9. Las personas como principal activo estratégico.

Un buen líder sabe identificar el potencial de cada individuo, que será diferente en cada individuo. Si ese potencial se canaliza, el equipo se convertirá en un conjunto cohesionado de personas motivadas, cuyas metas son compartidas, y que trabajan, aportando cada uno sus cualidades, para el bien común.

10. Saber en qué punto nos encontramos siempre.

Debemos conocer en todo momento en qué situación se encuentra nuestra empresa, no solo a nivel financiero, sino también de posicionamiento de mercado y nivel de actualización respecto al sector al que pertenecemos. Estar continuamente actualizado. Priorizar la automatización cuando sea posible. Mejorar las comunicaciones siempre que se pueda.

Saber distinguir lo esencial de lo secundario evitará que invirtamos tiempo en actividades no importantes y nos centremos en las que sí lo son. Existen herramientas y metodologías para conseguirlo y asesores estratégicos especializados que muchas veces son imprescindibles.  

Y recuerda que, mientras pones en práctica todas estas pautas siempre debes tener apertura a nuevas ideas y una clara voluntad de aprender, confianza en ti mismo, coraje para luchar, absoluta certeza sobre la validez de la idea, visión a largo plazo, ser consciente de las implicaciones que conlleva ser emprendedor y sobre todo, no lo olvides… disfrutar siéndolo.

Vota

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar