Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

 

Esta cita de Aristóteles tiene un punto de complejidad muy importante.

El concepto de obrar bien siempre está expuesto a los valores sociales, culturales y religiosos de la zona o lugar donde se esté.

Como seguramente te habrá pasado, has visto actuar de forma chocante para ti a los protagonistas de algún documental sobre algún recóndito lugar del planeta, o habrás juzgado la actuación de según qué culturas, e incluso puede que hayas demonizado al vecino, simplemente por haber sido educado bajo otra religión, ¿verdad?

Esto es normal porque tendemos a valorar el concepto de “obrar bien” desde nuestro ángulo. Y este ángulo está formado por la información sobre el bien y el mal de qué disponemos según nuestra educación, cultura o religión. Y, por lo tanto, no debe porque coincidir con nuestro prójimo.

A mi entender, la reflexión de Aristóteles va más dirigida a entender en concepto desde un punto de vista mucho más amplio que culturas, sociedades o religiones.

El “obrar bien”, y en esto coinciden todas y cada una de las religiones y culturas existentes en la tierra, radica básicamente en actuar con conciencia sin perjudicar a los demás.

Sólo de esta forma puedes acceder a la Felicidad, ya que es una actitud, y no un estado de ánimo como muchos creen. Y precisamente esta actitud te será de gran ayuda para “obrar bien”.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar