Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.

 

Pensaba que esta frase era de mi abuelo 😉 … Porque de pequeño, cuando me mandaba alguna tarea y yo me hacía el “remolón” para no realizarla, él siempre me repetía sin descanso esta cita. Y resulta ser muy anterior, pues es de Aristóteles.

Aunque yo no entendía exactamente su significado, años más tarde, con mi entrada en el mundo laboral, y posteriormente gestionando distintas empresas y habiendo estado en distintos ambientes profesionales, entendí de forma muy rápida su gran significado e importancia.

En el mundo profesional actual, una de las mayores carencias identificadas entre los propietarios de negocios y dirigentes/responsables de empresas y áreas de empresas, en todos los niveles, es la del mando y liderazgo de equipos.

Dentro del liderazgo, incluso podemos encontrar distintos perfiles de líderes y, lógicamente, dependiendo del estilo o perfil de líder que seas, mandarás de una forma u otra.

Lo importante en el liderazgo es conseguir que tu equipo se mueva de forma uniforme en la misma dirección. Éste es el reto del líder y del mando. Y para que cualquiera pueda ser un buen líder, debe saber obedecer.

¿Te obedeces a ti mismo cuando decides escribir tus metas y finalmente no lo haces?

¿Te obedeces bien cuando no cumples la planificación que tú has escrito?

Si te realizas estas preguntas y las respondes de forma honesta, sabrás si sabes obedecer.

Y si es el caso, entonces podrás aprender a mandar. Ya que saber obedecer no significa saber mandar, pero si no sabes obedecer difícilmente mandarás bien.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar