Los cautos rara vez se equivocan.

 

Estoy totalmente de acuerdo. Y sucede así por la simple razón que los cautos rara vez se arriesgan a poner en práctica sus ideas, por eso no se equivocan.

El motivo de esta falta de acción en personas cautas es la visión de dudas, problemas y preocupaciones alrededor de sus ideas, por no hablar del fuerte miedo al fracaso, y su auto diálogo interior donde se convencen de que ya lo tienen todo bien, “qué más se puede pedir”, ¿verdad?

Habitualmente, la reflexión inconsciente a la que se llega es que no se puede fracasar si no se emprenden acciones para alcanzar el objetivo que sea. Pero de lo que nadie se da cuenta es que EL FRACASO ya existe por el simple hecho de no hacer nada.

Y por favor no me malinterpretes, ya que no he afirmado en ningún momento que no se deba ir con precaución al actuar. Lo que digo es que, si tu nivel de precaución es suficientemente grande como para evitar que actúes, entonces sí tienes un problema, porque no avanzarás.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar