La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.

 

La sabiduría, el aprendizaje, el adquirir plena conciencia y poder mejorar todos tus conocimientos y habilidades requiere tiempo y asimilación.

Pero aplicar y ponerse en acción en cualquier parámetro de tu vida, no necesita de todas esas características; sino todo lo contrario, necesita hacerse sí o sí, es decir, necesita decisión y acción.

Si no emprendes acciones, no avanzas. Y peor aún, delimitas tu aprendizaje a través del error.

El conocimiento y la sabiduría se adquieren en su mayor parte por la experiencia y la puesta en práctica de forma real, ya que sólo así aprendemos realmente. Sólo debes recordar cómo has aprendido a andar, a ir en bici, a sumar y restar o cualquier otra habilidad que domines. Y te darás cuenta que practicando, la has mejorado y has llegado a niveles altos de comprensión.

Es importante formarse y aprender, pero mucho más importante es aplicar. Si eres de los que piensa que “aún no es el momento” o “debo prepararme un poco más antes de…”, seguramente te habrán pasado ya muchos meses e incluso años.

Sigue los consejos de Confucio y sé diligente con tus acciones. ¿Quieres alcanzar tus metas? Entonces, aprende cómo se desarrollan, equivócate, rectifica y verás que rápido avanzas hacia tus objetivos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar