El valor de un acto se juzga por su oportunidad.

 

La misma acción en un contexto favorable o desfavorable determinará indudablemente el valor del acto. Aún teniendo en ambos casos, el mismo resultado final.

Muchas veces oímos de grandes actos. Y sin pensarlo mucho, les atribuimos un nivel de valor, de excepcionalidad y de maestría que no necesariamente es real.

Veamos lo que Lao-Tsé nos quiere transmitir con un ejemplo sencillo.

En una empresa, el jefe de ventas ha cerrado un contrato de servicio por 3 años con uno de los clientes potenciales más relevantes de su sector.

Es una muy buena noticia. Y el equipo de ventas puede vestir de valor, excepcionalidad y casi determinar la posesión de poderes sobrenaturales a su jefe por tan importante acción, ¿verdad?

Pero si te digo que ese cliente potencial, con el que el jefe de ventas ha cerrado este gran contrato, es amigo íntimo y comparte partidas de golf con el dueño de la empresa de este jefe de ventas, ¿pensarías lo mismo?

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar