fbpx

El grado sumo del saber es contemplar el por qué

 

Dicen distintos estudios que gran parte de las personas (+80%) están, en un grado muy elevado, centradas en lo que hacen.

Hay otra porción de personas que hacen lo que hacen, porque han estado reflexionando sobre el cómo hacerlo, para que sea mucho más efectiva la tarea.

Y sólo un porcentaje de personas (-3%), antes de emprender cualquier empresa, proyecto, tarea o acción, piensan y meditan desde el porqué.

Cuando te centras sólo en lo que haces, tiendes a una línea más o menos regular de actuación que está muy sujeta al entorno, ya sea profesional o personal.

Esta línea te lleva a los mismos resultados habituales que obtienen más del 80% de la población que, básicamente, son más bien justos y no tienen un grado alto de satisfacción personal.

Por otro lado, la gente que primero reflexiona en cómo hacerlo, obtiene resultados mucho mayores que los primeros y su línea, en lugar de ser plana y regular, es ascendente.

Ahora bien, si quieres cosechar resultados extraordinarios a nivel personal, consiguiendo tus objetivos y sueños en la vida, debes partir de un punto un poco más profundo que el resto, y ese punto es el porqué.

Cuando cualquier iniciativa que desees llevar a cabo surge del porqué te habrás convertido en ese pequeño porcentaje de personas que hace que pasen las cosas, en lugar de ser uno más de los que, simplemente, ven lo que está pasando.