fbpx

La productividad y la política intrapersonal son el secreto para alcanzar el mejor clima laboral dentro de una empresa, negocio, tienda o cualquier otra organización, que sin ellas, básicamente estaríamos trabajando en un establecimiento improductivo, tóxico y que a medio plazo solo generará problemas, malos entendidos y posiblemente disputas entre el equipo o las personas que lo componen.

Aunque no lo creas, tan solo el 0.5% de una empresa está representado con alpha, ¿alguna vez has escuchado ese concepto? Si no es así, te lo explicaré en este instante.

El alpha es esa persona dentro de un departamento en específico de la empresa que cuenta con determinación, relaciones personales eficaces y una buena base para el liderazgo. Con tales rasgos, una organización solo llegara hacia un objetivo determinado, el éxito en todos sus aspectos.

Si tú quieres convertirte en ese alpha y aumentar tu productividad significativamente tanto laboral como profesional, con estos consejos lograras ese objetivo en poco tiempo.

Toma papel, lápiz y comienza a practicar desde hoy mismo estos tips que te presento a continuación.

4 consejos para aumentar tu productividad y convertirte en un alpha.

Imagina llegar a la empresa en donde trabajas, todos te saludan, se acercan a ti, te toman en cuenta para tomar decisiones, ven que eres básicamente todo un ejemplo a seguir, almuerzas con el presidente, entras en conferencias, tomas decisiones importantes y te llevas una paga con la que puedes irte de vacaciones durante todo un mes.

Todos esos factores los tiene garantizados un verdadero alpha y no, no debes adular o perseguir a tu jefe para conseguirlo, los secretos para lograrlo pocos los conocen, hoy y aquí, los compartiré contigo.

1. Levántate lo más temprano que puedas y toma ese tiempo para motivarte.

El tiempo, ese factor que nos garantiza vida, dinero y éxito personal si se utiliza de la manera adecuada, muchos lo desperdician, pero a partir de ahora, tu estarás dentro de ese 20% de la población mundial que aprovecha su tiempo de forma fructífera y no lo desperdicia contagiándose con entretenimiento basura.

Si tu hora de trabajo inicia a las 8, levántate con antelación suficiente, has ejercicio, lee un libro que te motive, adelanta todos y cada uno de tus proyectos, escucha música.

Crea un plan de acción para tus objetivos o retos personales y apórtarte un grano de arena todos los días, todo eso lo puedes lograr si le dedicas tu tiempo para crear un gran día.

La gran mayoría de empleados de turno pierden su tiempo levantándose  con el tiempo justo, con sueño y sin saber si deben preparar un desayuno o si ya está hecho.

Básicamente es desperdiciar tu vida en la carrera de ratas (te invito a que descubras ese ultimo concepto en el libro padre rico, padre pobre).

Cuando tus mañanas son provechosas, tu estado de ánimo aumenta significativamente, con ello, también la productividad.

Gracias a ello irá siempre un paso por delante y estarás marcando una diferencia en lo que eres en este momento y en lo que vas a ser dentro de la empresa.

2. Saluda todos los días a tu equipo de trabajo, no solo alentará tu productividad, también te harás amigo de todos, mejorando el clima laboral.

En las empresas es importante contar con una buena relación laboral, este básicamente es el motor que promueve la productividad y la funcionalidad en un entorno sano.

Una empresa que cuente con buenas relaciones laborales con sus empleados, llegará al éxito en tiempo récord.

Siempre lo he dicho en mis consultas, tener un empleado productivo pero que sea tóxico, destruirá todo el ambiente laboral dentro de la empresa.

Aunque no lo creas, esta suele ser la perfecta descripción de una manzana podrida que en general aporta muchos problemas dentro de la organización.

Para convertirte en ese alpha es importante tomar acción en las relaciones dentro de la empresa, saluda, desea un lindo día.

Y si es posible, invita a tu jefe a tomar café o comer, no para decirle lo que has avanzado esta semana, sino para afianzar y aumentar la confianza con él.

Coméntale parte de tu vida, intercambia ideas con el, rian juntos y con eso, tanto tu jefe como  el personal dentro de la empresa te comenzaran a valorar rápidamente.

¿A quién no le gusta tener a una persona divertida y productiva trabajando a su lado?

3. Motiva y promueve el trabajo en equipo, uno de los mejores tips para alivianar el clima laboral.

Trabajar en equipo facilita la productividad y la competencia sana en la empresa.

Si ya has llevado al pie de la letra los pasos anteriores seguramente te encontraras en un puesto un poco más alto del que te encontrabas y con ello, puedes promover el trabajo en equipo.

Si se te asigna algún trabajo con varios compañeros, invítales un café en el cafetín de la empresa.

Hacer esto esto te dará un pequeño rango de liderazgo sobre ellos, también te da la posibilidad de guiar el proyecto por tu cuenta.

Un proyecto con buenos estándares, liderado por una persona, hace que la empresa te valore más, debido a los simples factores de liderazgo y de alpha con los que se encuentra.

Existe un empleado estrella, este es el que toma acción sin que nadie le esté diciendo u ordenando que es lo que debe hacer.

Este adelanta al trabajo de manera monumental y con las 2 herramientas anteriores, te encontrarás por encima de cualquier persona.

Esto te hara destacar en productividad y ademas, mejorará el clima laboral con tus jefes y supervisores.

4. ¿Cuál es tu nivel de incompetencia?

El método de Peter (una gestión de empresas que leí hace muchos años) explica que todo empleado dentro de una organización cuenta con un nivel de incompetencia.

Un nivel de incompetencia es hasta donde llegan los conocimientos de esa persona.

Simplemente no sabe afrontar una situación en la que se le estableció, te colocare un ejemplo simple:

Juan, es un excelente trabajador, desempeña funciones de limpieza y mantenimiento.

Pero cuando se le pregunta acerca de estadística, simplemente no sabe qué responder.

Hasta ese punto Juan es útil en la empresa, ahora te pregunto ¿Qué tan útil puedes llegar a ser?

Algunos son alpha, que se encuentran en la máxima posición porque saben hacer todo.

Se especializan en cualquier aspecto de manera rápida y sus relaciones son un 20/20 con todos los empleados dentro de la organización.

Otros en cambio, son beta o delta, (personal capacitado pero que cuenta con sus límites, ya sea porque simplemente no saben o porque no quieren formarse para escalar posiciones).

Si sabes que no puedes hacer algo por el simple hecho de carecer de conocimiento, te invito a que te formes y te instruyas para seguir mejorando y así, nunca alcanzaras el nivel de incompetencia.

Como resultado, siempre serás de gran valor para cualquier empresa.

Te invito a tomar estos consejos, estoy seguro que marcaran una diferencia entre el tu de ahora y el de los próximos meses.

Por otro lado, mejorarán por mucho el clima laboral de una organización