Todo cambia nada es.

 

Éste es un punto importante que facilita la comprensión del concepto del CAMBIO.

Existe la creencia popular que la gente no cambia, porque es muy difícil. Y en la mayoría de personas, realmente se confirma este tipo de pensamiento.

Que cambiar no es fácil… estamos de acuerdo. Es verdad. Al igual que es verdad que cambiar no es imposible ni requiere de habilidades extraordinarias.

El problema de cambiar cualquier aspecto o parámetro de nuestras vidas no reside en la dificultad del cambio en sí –resistencia psicológica común en todos-; sino que reside en el hecho de si queremos o no queremos cambiar. Y ahí es donde entra en juego tu mente.

La realidad es que el cambio es bien factible, independientemente de la edad de la persona (estudio de la Universidad de Berkeley).

Y aunque te parezca que no pueda ser, con la edad y el paso de los años todos hacemos ligeros cambios. A menudo inapreciables para uno mismo. Cosa que refuerza la teoría de que es posible cambiar. Todo el mundo lo hace y nada es inmóvil, que es lo que nos transmite Heráclito con su cita.

Otra cosa bien distinta es hacerlo con decisión y buscar cambios concretos que van a generarte un esfuerzo seguro.

El cambio es mental. Si no cambias tu mente, no cambiarás ni tus defectos ni cualquier otro parámetro de tu vida.

Cambiar es más fácil de lo que puedas creer. El tema no está en el cambio en sí, sino que se basa en las herramientas que uses para este cambio. Y ahí es donde radica una parte importante del éxito.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar