fbpx

Si existe un ejemplo conocido de superación contra todo pronóstico éste és el del científico Stephen Hawking, al que le diagnosticaron una variedad de la enfermedad esclerosis lateral amiotrófica (ELA), y cuya esperanza de vida era escasa. Fue en 1963 y entonces tenía 21 años, los médicos le pronosticaron dos años de vida, pero alcanzó los 78. Aunque se fue agravando su estado hasta quedar casi completamente paralizado, siempre conservó su alta actividad científica y pública, con frases brillantes y llenas de enseñanzas y significado, que nos invitan a reflexionar. Aquí te dejo –y te comento– diez frases célebres de Stephen Hawking.

Aunque no me puedo mover y tengo que hablar a través de una computadora, en mi mente soy libre.

El deterioro provocado por su enfermedad invalidó su cuerpo, que la hacía depender de casi todo y de casi todos en su día a día. Sin embargo, su cerebro se fortaleció de tal manera que demostró que es nuestra mente la que, en realidad, es capaz de mover el mundo. 

 

Aunque la vida pueda parecer mala, siempre hay algo que puedes hacer para tener éxito. Donde hay vida, hay esperanza.

Incombustible optimismo. Su forma de ser y actuar es un ejemplo de que las adversidades sólo son una piedra en un camino que debes aprender a sortear, pero nunca te puede detener en tu objetivo. Mira siempre hacia adelante.

 

Me sorprende el desinterés acerca de cosas como la física, el espacio, el universo y la filosofía de nuestra existencia, nuestro propósito, nuestro destino final. Es un mundo loco, sé curioso.

Su curiosidad como científico era incomparable y le ayudó a superar una vida complicada. Te invita a abrir los ojos y a disfrutar de la experiencia única que supone formularte preguntas, halles o no las respuestas.

 

Estamos en peligro de destruirnos por nuestra avaricia y estupidez. No podemos seguir mirando hacia nosotros mismos en un planeta pequeño y cada vez más contaminado y superpoblado.

Deja de mirarte el ombligo y pregúntate qué puedes hacer para que nuestro mundo sea un lugar mejor.

 

¿Qué hizo Dios antes de crear el universo?

Te ofrece una forma elegante y educada de decir que Dios no existe. Y si existe, ¿alguien es capaz de responder a la pregunta que formula Hawking?

 

La idea de que estamos solos en el universo me parece completamente inverosímil y arrogante. Teniendo en cuenta la cantidad de planetas y estrellas que sabemos que existen, es muy poco probable que seamos la única forma de vida evolucionada.

Creer que no estamos solos en el Universo es únicamente una cuestión de probabilidades y, si nos atendemos al casi infinito número de planetas, no debemos pasar por alto que en alguno, aunque esté a millones de años luz, exista vida. Sin embargo, probarlo tal vez sea igual de complicado que demostrar la existencia de Dios.

 

Nada es mejor que leer y lograr más y más conocimiento.

Puedes aprender de diversas maneras, pero además de escuchar, el camino más rápido es leer. Las personas que leen no es que destaquen porque sean más cultas ‒que también‒, sino porque tienen más herramientas para enfrentarse a las vicisitudes de la vida.

 

El descubrimiento científico puede no ser mejor que el sexo, pero la satisfacción dura más.

Para él, son dos tipos de placeres distintos, sin embargo, ambos igual de buenos. O casi, eso te lo dejo a tu gusto.

 

La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios.

Adaptarse lo es todo, ya lo dijo Darwin para demostrar que las especies que no se habían extinguido no han sido las más fuertes ni las más grandes, sino las que han sabido velar por su supervivencia. Ser inteligente es ser habilidoso y no únicamente tener mayor coeficiente intelectual.

 

Si es posible viajar en el tiempo, ¿dónde están los turistas del futuro?

Desplazarnos temporalmente hacia adelante o hacia atrás, no parece posible, aunque en la literatura y en el cine encontremos ejemplos que predican lo contrario. Es la diferencia entre ciencia y ficción, la primera se fundamenta en las pruebas y, la segunda, en la imaginación.

Espero que estas frases célebres de Stephen Hawhing te hayan resultado tan inspiradoras como a mí. Te invito a que comentes alguno de los pensamientos de este sabio científico.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar