Un condicionamiento mental (CM) o creencias limitantes son pensamientos propios, conscientes o inconscientes, que pueden limitarnos y hacernos perder oportunidades. La razón es que los CM afectan a nuestra manera de pensar y por lo tanto, a nuestra forma de actuar.

Estas creencias limitantes forman parte de la vida, no podemos evitar que se forme un condicionamiento mental y es nuestra responsabilidad la de identificarlos para así, poder superarlos y avanzar hacia nuestras metas.

¿ Cómo se crea un Condicionamiento Mental ?

Utilizar un cuento o anécdota para explicar un tema complejo como son los CM o pensamientos limitantes, muchas veces, es la mejor manera, ¿habéis oído nunca el cuento de la barracuda y la caballa? Ahí va…

 

Sencillo y claro, ¿verdad?

Como podéis ver, la característica básica del condicionamiento mental es que adquiere forma de “experiencia” y, de forma inconsciente, le damos categoría de “información verdadera” cuando no tiene porque serlo siempre.

Hay decenas de pequeñas experiencias diarias que están íntimamente atadas al contexto en el que se producen, y lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. El condicionamiento mental nos dice que es blanco hoy, mañana y pasado, y lo peor de todo es que así lo creemos y así actuaremos en el futuro, por eso lo convertimos en creencias limitantes que nos impiden hacer las cosas de forma distinta y damos por hecho que sigue siempre “blanco”.

Creencias Limitantes ¿La experiencia es un grado?

La experiencia es importante en nuestras vidas, nos puede guiar, nos puede evitar males o daños, nos puede llevar a evitar cometer los mismos errores una y otra vez… pero también nos puede llevar a perder oportunidades una y otra vez.

La experiencia personal se basa en creencias de cada uno y es un arma de doble filo que hay que saber gestionar.

Para explicarme mejor voy a dividir la experiencia en dos tipos:

1.- Tangible:

Podríamos definirla como aquella basada en la física clásica de Newton.

De pequeños, seguro que alguna vez os habéis quemado con fuego, habéis recibido un calambrazo al tocar un enchufe o simplemente se os ha caído un plato, por lo tanto, ahora no hace falta que pongamos la mano o los dedos cada vez que veamos un fuego o un enchufe, ni dejar un plato al aire a ver si queda suspendido para reafirmar nuestra experiencia, ¿verdad?

Estas son experiencias físicas, basadas en leyes físicas y no necesitamos chequearlas continuamente.

2.- Intangible:

Este tipo de experiencia es otra historia totalmente distinta, porque está ligada a nuestro estado de ánimo, nuestras emociones, nuestra actitud y nuestra percepción en el momento de vivirla.

Por ejemplo, tengo una cena con unos amigos y con uno de ellos, por el motivo que sea, no conectamos y siempre acabamos discutiendo. Sólo el hecho de saber que va a asistir este conocido, mi estado de ánimo, mis emociones y mi actitud sufren pequeños cambios que harán que actúe de la misma forma de siempre, por este motivo el resultado que obtendré será el mismo. Discutiremos, me reafirmaré en que es un estúpido (él seguramente también lo hará) y la siguiente vez que nos encontremos repetiremos la situación creando un hábito.

En cambio, si yo tomo consciencia de que pienso que tal amigo es un estúpido porque una vez él actuó distinto a lo que yo esperaba o simplemente porque le juzgo por lo que hace y dice, entonces puedo evitar esos cambios en mi estado de ánimo, mis emociones y mi actitud definiendo de antemano mi forma de comportarme ante él, por consiguiente mi conducta será distinta y es muy probable que ese día no discutamos.

condicionamiento mental creencias limitantes

No es tarea fácil detectar los condicionamientos por su ubicación en nuestra mente, pero es vital empezar a cuestionarse a uno mismo. Para ayudarte te describo unos pequeños casos bastante habituales:

Pensamientos Limitantes

Veamos a continuación algunos ejemplos para que puedas detectar posibles pensamientos que quizá tengas o al menos que te ayuden a detectar los tuyos.

Algunos de ellos están relacionados con la conducta que adoptas en relación a los ladrones del tiempo que explico en otro post.

En el ámbito profesional:

  • En torno al teléfono y las comunicaciones:

Pensamientos:

– Tengo que contestar todas las llamadas en las que pregunten por mí.

– Tengo que estar siempre localizable, puede haber un problema o un cliente me puede necesitar.

– ¿Y si me entra el pedido del siglo?

Conducta:

– Ser un esclavo del teléfono.

– Tu tiempo se difumina día tras día sin poder tener tiempo para concentrarte en lo realmente importante (tareas relacionadas con tus objetivos).

– Estrés, tensión, sensación de no llegar.

Solución:

– Reserva espacios de tiempo cada día para poder concentrarte en tus tareas.

– Devuelve todas las llamadas al finalizar este espacio de tiempo.

 

  • En torno a la organización de mi empresa o departamento:

Pensamientos:

– En mi empresa esto es imposible, … mi sector, … en mi departamento, … otras empresas pueden, …mi caso es distinto, …mi caso es especial.

Conducta:

– Ni cuestionar, ni plantearse cambios significativos.

– Seguir igual que siempre.

Solución:

– Analiza si realmente el funcionamiento es el óptimo y si todas las tareas que se realizan son útiles (mi experiencia profesional me dice que todas las empresas realizan tareas que simplemente no sirven para nada, pero “como siempre se ha hecho así…”, es un buen ejemplo de creencias limitantes).

 

  • En torno a delegación y gestión de equipos humanos:

Pensamientos:

– No saben hacerlo… me cuesta menos hacerlo a mí que explicarlo.

– Yo lo hago más rápido y mejor.

– Lo único que quieren es cobrar a final de mes.

– No hay gente buena y los que hay no tienen interés.

– No vale la pena formar a la gente, es una pérdida de tiempo.

Conducta:

– No tener tiempo para lo que realmente importa porque todo pasa por mí.

– No dedicar tiempo a formar al equipo.

– Despreciar ideas o sugerencias del equipo.

– Sensación de apagafuegos y de no llegar.

– Estrés, tensión.

Solución:

– Dedica tiempo regularmente a formar al equipo (paso a paso).

– Escucha.

 

  • En torno a la mejora de resultados:

Pensamientos:

– Ahora no es posible, … el mercado, … la crisis, … la competencia.

– Ya no se puede ahorrar más.

– No vale la pena ir a buscar clientes.

– Tengo mucho lío para perder el tiempo buscando clientes.

Conducta:

– No tener ni un plan estratégico vertical ni horizontal.

– Esperar que los clientes entren por la puerta.

– No realizar visitas.

– Recortar, recortar y recortar.

Solución:

– Prepara estrategias comerciales verticales y horizontales.

– Busca productos/servicios nuevos.

– Prepara campañas.

– Haz visitas.

 

En el ámbito personal:

Pensamientos:

– Cuando tenga tiempo me dedicaré a… esto o lo otro (hobbies, aficiones).

– Lo que más me divierte es mi trabajo.

– No me gusta el teatro, … bailar, … viajar, … hacer deporte.

– Para qué salir, sólo sirve para gastar y gastar.

– Cuando tenga todo bien me dedicaré un poco a mí mismo.

– Estos libros que quiero leer, los leeré cuando tenga tiempo.

– Etc…

Conducta:

– Habitualmente la mayor parte de los condicionamientos o creencias limitantes están relacionadas con el ámbito personal de las personas hacen referencia a la necesidad de tiempo, y la verdad es que podría llegar a escribir un libro, porque prácticamente son infinitos (distintos perros con el mismo collar).

La conducta habitual es la de seguir igual, esperando que por arte de magia mi situación cambie y tenga tiempo para hacer todas esas cosas que se supone que quiero hacer.

Pero lo más curioso de todo es que si una semana, por la razón que sea, tienes libre un martes o un miércoles por la tarde, entonces resulta que no sabes qué hacer y te aburres, o simplemente te sientes mal  porque es como si estuvieses perdiendo el tiempo si no estás trabajando.

Solución:

– Detalla metas concretas, valiosas y de forma predeterminada para todas las áreas de tu vida.

condicionamiento mental creencias limitantes

Conclusiones:

El tema del condicionamiento mental es un aspecto muy importante y a tener en cuenta en cualquier plan de metas que tengas, porque uno de los principales problemas al definir tus metas serán tus propias creencias limitantes. Es muy probable que te auto limites y te aconsejo que empieces con metas pequeñas, asumibles y a medida que las vayas consiguiendo, superarás tus CM y empezarás a marcarte metas más ambiciosas e ilusionantes para ti. Es un proceso gradual.

Por hoy creo que ya te he dado suficiente información para que puedas reflexionar y poner en práctica la detección de tus condicionamientos, por esta razón y pasados unos días, te aconsejo que leas la segunda parte en la que explico donde se sitúan los CM y el por qué afectan de la forma que afectan a la conducta y la actuación.

Por último, recordarte que si te ha sido de interés el post, lo compartas y así ayudemos a más gente a mejorar día a día y facilitar su avance hacia el éxito personal.

… Casi me olvido, ¿has identificado algún condicionamiento mental? Explícanoslo…

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar