Filosofía es la búsqueda de la verdad como medida de lo que el hombre debe hacer y como norma para su conducta.

 

Sócrates nos habla de la filosofía como la búsqueda de la verdad para salvaguardar el equilibrio necesario que existe entre Pensamiento, Palabra y Obra.

Cuando actuamos en congruencia, y mantenemos la misma línea entre los tres aspectos descritos, es cuando podemos considerar que actuamos en equilibrio con nosotros mismos.

El problema aparece cuando pensamos una cosa, decimos algo similar a lo que pensamos, que muchas veces ya modificamos por miedo al “qué pensarán” o similar y, finalmente, actuamos de forma que no tiene nada que ver nuestra acción con lo que pensábamos inicialmente.

Hoy en día vivimos en una sociedad donde prima esta “incongruencia”. Y las personas actúan más por miedo al juicio social que por inquietudes propias.

Una característica de la filosofía es la búsqueda de respuestas basadas en pruebas racionales más que con argumentos de autoridad, pero siempre huyendo de lo místico.

Paradójicamente, temas como los hábitos, los condicionamientos mentales y la necesidad de crear un sentimiento de propósito son temas de racionalidad absoluta y en muchos ámbitos se reconocen como tales; aunque en otros se rechazan como si fuesen cosas de bola de cristal y sombrero de cucurucho.

Te recomiendo que leas este artículo sobre el éxito personal. Y descubrirás que precisamente estos parámetros son esenciales y determinantes.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar