El asunto de lograr un cambio de mentalidad es una de las tareas más arduas que alguien puede emprender por voluntad propia. Y el solo hecho de plantearse la oportunidad de ver las cosas desde otro ángulo distinto al convencional, ya es una forma de comenzar a cambiar la mentalidad tradicional con la que vemos los acontecimientos de nuestras vidas.

Pero para seguir por la senda del cambio se deben emprender algunos pequeños pasos que nos guíen en ese sentido, pero ¿cuáles son y cómo deben darse?

5 Elementos a analizar para lograr un cambio de mentalidad 

Apego:

La primera barrera que nos impide desarrollar todo nuestro poder mental tiene que ver con el ego.

Muchas personas que se sienten muy apegadas a objetos materiales, personas o circunstancias son las que más se encuentran repitiendo una y otra vez situaciones desagradables a lo largo de toda su vida.

Éstas son las personas a las que más les cuesta hacer un cambio mental y poder darse la oportunidad de emprender cosas distintas. Una vez reconocen su apego, que está originado en su ego, las cosas pueden fluir con mayor naturalidad.

Mala Estima:

Una de las mejores formas de trabajar una autoestima baja es poder empezar a desarrollar visualizaciones por medio de un diario de vida que debemos escribir cada día, al levantarnos de la cama.

Ésta no sólo es una buena técnica para mantener un enfoque centrado en objetivos, sino que además, es una excelente forma de reconfortarnos en nuestra propia capacidad de superarnos constantemente y día a día.

La autoestima se construye diariamente y lo que impide que muchas personas logren mejores resultados en sus trabajos, negocios y familias es justamente el carecer de la capacidad de verse a sí mismas con todo su potencial.

La barrera está en la baja autoestima. Y el saltarla depende de construir una visión constante de nuestro mejor yo y de tener pensamientos positivos asociados a esa posibilidad de desarrollo personal.

Zona de confort:

Otro de los grandes condicionamientos mentales que muchas veces tienen las personas es el de la zona de lo conocido, la zona segura o también conocida como la zona de confort.

En esta zona nada nuevo sucede excepto una constante rutina de hechos aburridos que no le agregan nada de valor a nuestras vidas.

Si queremos lograr cambiar de mentalidad hay que, primero y antes que nada, cambiar desde zonas conocidas hasta nuevas zonas, conocer nuevas personas, hacer nuevas cosas y leer nuevos libros, por ejemplo.

cambio de mentalidad

Costumbres y malos hábitos:

Todos tenemos ciertos hábitos de pensamiento. Algunas veces son más buenos y otras veces más severos, o directamente, malos pensamientos que nos estancan y nos envuelven en un halo negativo de la realidad.

El gran juego que podemos jugar aquí es simplemente desarrollar una capacidad de observación que nos permita ver lo mejor de todos los sucesos, evitar costumbres y malos hábitos que sabemos que no nos hacen bien o que nos vuelven improductivos, pero con la mirada compasiva de la posibilidad de errar.

Los malos hábitos que tuvimos a lo largo de toda la vida no van a desaparecer de la noche a la mañana y si queremos lograr un cambio de mentalidad, que nos acerque a la mejor versión de nosotros mismos, debemos ser conscientes de que podemos caer, pero sólo para volver a levantarnos, mucho más sabios y mucho más atentos al porvenir.

Con respecto a esto, alguien me preguntaba el otro día “¿qué es un hábito?” y me pareció que la mejor forma de entenderlo es pensarlo como una rutina que puede ser buena o mala pero que se va conformando en una conducta a lo largo del tiempo, que se instala por repetición, y que esa repetición necesita alrededor de un mes para incrustarse en la personalidad.

¡Imagina todo lo que podríamos haber logrado si desde niños supiéramos esto!

Miedo:

Éste es tal vez el más peligroso y potente obstaculizador del cambio de mentalidad en las personas. Y es el que se suele esconder detrás de todo lo que no nos gusta de nosotros mismos.

Tener miedo es natural. Pero desear cambiar por lo que puede ser mejor y tener la certeza de lograrlo es lo que diferencia a los que triunfan de los que nunca salen de su zona de confort.

Personalmente creo que, si una persona logra crear conscientemente pensamientos positivos puede deshacerse de su miedo en poco tiempo y animarse a dar el salto hacia la mejor versión de sí misma sin que le importe el resultado, pero con la seguridad de estar dándolo todo, tomando las oportunidades que la vida le presenta.

El miedo es un obstáculo en tanto dejemos que nos paralice y nos haga retroceder sobre nuestros pasos. Pero es un aliado cuando sabemos que no es real y que nosotros tenemos el control de nuestras vidas.

cambio de mentalidad

Conclusiones: 

Lograr un cambio de mentalidad puede tomar tiempo, pues mientras vas desgranando cada uno de estos elementos en tu propia personalidad puede ser que no te guste o no te sientas cómodo/a saliendo de tu viejo yo.

Pero ten la seguridad de que cuanto más consciente seas de todo aquello que ahora representa tu zona de confort mental, más vas a animarte a generar las herramientas emocionales que necesitas para emprender el camino de tus sueños y lograr tus metas.

Recuerda que debes empezar con una acción simple, hay que empezar hoy. Enfócate en visualizarte cómo quieres verte y comprométete a ser la mejor versión de ti mismo/a que deseas ser.

Vota

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar