Si la envidia es natural en los hombres, mejor que ocultes tu prosperidad y así evitarás provocar envidia.

 

Gran consejo el que nos da Tales de Mileto. Y de forma sencilla e inteligible por todos.

Cuando alguien decide apostar por su Éxito personal, decide desarrollar un plan de metas por escrito y empieza a realizar las acciones de su plan, inevitablemente, mejorará sus resultados.

El peor enemigo, y sobre todo en las primeras fases del camino al Éxito, es la envidia de tu entorno. Eso sí, tranquilo/a, que algunos disimularán más que otros.

Por ese motivo te recomiendo que no hables de tus metas y tus logros. Simplemente deja que los vayan viendo a medida que tú avanzas.

No subestimes la energía negativa que desencadena la envidia entre las personas. Piensa que este sentimiento es tan viejo como el mismo hombre.

Reflexiona y pregúntate… ¿cómo vas a poder mantener unos niveles de energía sanos, que te permitan disponer de la motivación y la actitud adecuada en tu camino hacia a tus metas, si sólo haces que exponer tu prosperidad y, por lo tanto, generar energía negativa en tu entorno a través de la envidia?

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar