Un cliente me decía el otro día que la motivación personal “le falla”. Me dejó pensando. ¿Qué es lo que falla en realidad cuando alguien dice eso?

Creo que es algo muy común, de hecho, el esperar que nuestras parejas, nuestros familiares, nuestro terapeuta o el propio estado nos den soluciones sin tener que gastar mucho de nuestro tiempo o de nuestras emociones en generar nosotros mismos las condiciones del cambio.

Todos hemos estado en algún momento en ese lugar del pensamiento en donde es común caer; cuando en realidad no entendemos de que va la motivación.

En esta época -y que nadie se ofenda- los occidentales malacostumbrados a la inmediatez y al cero esfuerzo, hemos ido perdiendo capacidad de reacción ante los cambios en nuestra vida cotidiana; y equiparamos motivación con frivolidad y éxito con suerte, cuando en realidad eso nunca significó lo mismo.

Parte de la idea de los que dicen que la motivación personal falla tiene su origen en el hecho de que hay que reconocer que NOSOTROS creamos nuestros propios resultados y que NOSOTROS somos responsables por ello.

Y es ahí donde podemos empezar a hablar en serio de felicidad, de la importancia del desarrollo personal y de la automotivación como elementos claves a la hora de generar resultados.

¿Dónde encuentro mi motivación personal? 

Hay que dejar de pensar que las cosas suceden por:

  • Suerte
  • Milagrosamente
  • Sin hacer nada
  • Dones inoculados místicamente en rituales chamánicos

No. La motivación personal no funciona con la lógica de la bendición papal.

Se necesita:

  • Esfuerzo (perseverancia)
  • Dedicación
  • Metas claras
  • Gestión del tiempo
  • Capacidad de escucha y observación
  • Acciones específicas (hábitos)
  • Procesos con regresiones y proyecciones (superar condicionamientos mentales)

Hay mucho gurú de supermercado últimamente que vende la idea de la motivación como algo que puede comprarse listo para el consumidor final sin impuestos; cuando en realidad se trata de automotivación concreta como proyecto de vida a largo plazo y que implica acciones diarias con rutinas medibles.

Nadie logra destrezas en las que fue muy malo durante años con el chasquido de los dedos o con el polvo de algún hada mágica.

Señores, señoras, somos personas adultas. Las hadas no existen, – ¡perdón Campanita! – Lo único que puede darse mágicamente es el tomar conciencia de la necesidad de un cambio de visión para lograr lo que decimos que deseamos.

motivación personal

Los pensamientos positivos van a funcionar como una nube de mosquitos, o como una formación de F16 … pero sólo… SÓLO van a funcionar con la condición de estar construidos dentro de la lógica de acciones premeditadas consecuentes con un plan estratégico para conseguir algo concreto (por ejemplo, una meta).

Sólo así pueden funcionar los pensamientos positivos como un elemento del crecimiento personal, de lo contrario cualquier ventisca puede hacerlos desaparecer.

Pero… ¿Cómo aumentar la motivación? ¡Dame el mald&%$ secreto!

He llegado a pensar que esta pregunta está mal formulada, y te cuento porqué:

  • La automotivación es más importante que la motivación externa.
  • Cómo nos motivamos es sumamente personal.
  • Un chico de 20 años curioso e inquieto no se motiva por las mismas razones que un hombre de 40 que se la pasa trabajando.
  • “Vivir la vida y hacer lo que nos gusta” a los 50 tiene otra connotación bien distinta que a los 25.
  • La necesidad, la perseverancia y el tiempo son correlatividades variables.

A lo que me refiero es que probablemente no exista un secreto para aumentar la motivación, sino sólo la conciencia de la necesidad de tomar ciertas decisiones que nos permitan encaminarnos hacia el proyecto que emprendimos, sabiendo que existen riesgos, pero también oportunidades… y sin dejarse intimidar por ello.

Algo que es importante aclarar en este punto es la necesidad de ayuda. Nadie puede obtener grandes resultados en poco tiempo si no es con ayuda de un líder, un coach, un mentor, un socio, o como quieras llamarle.

La experiencia de trabajar junto a otra persona que ha obtenido lo mismo que nosotros estamos buscando y que ha recorrido un camino que ni siquiera podemos entender y que, además, ha superado las barreras que ahora nos parecen infranqueables, es tal vez el catalizador más importante en relación a los logros que podemos tener con nuestros proyectos.

La realidad es que con la automotivación no basta cuando creemos que podemos todo solos y tenemos un problema emocional o estratégico que nos impide avanzar. Es ahí donde esa persona puede ayudarnos y convertir esos mosquitos del pensamiento positivo en verdaderos cazas F16.

¿Cómo tener una buena motivación personal?

Bueno, algo de esto lo hemos planteado antes. Busca un mentor, pregúntale, interrógalo, pídele ayuda y conviértete en todo aquello que a lo largo de tu vida has desplazado, por otras responsabilidades. Para poder así, de una vez por todas, ir a por tus deseos y ponerles fecha, aprender las estrategias necesarias que te permitan administrar lo poco o mucho del tiempo que tengas y mostrarte proactivo en la consecución de tus ideas.

motivación personal

La buena motivación personal pasa por una constante revisión de los avances y de los retrocesos (medición); para tener un feedback realista del punto exacto donde nos encontramos en el camino hacia nuestras metas. Y además, la medición nos ayuda a ser más objetivos con lo que vemos y, ESPECIALMENTE con lo que no estamos viendo y que nos lleva a bucles de error constantes.

Cuando la automotivación funciona es cuando podemos soltarle la mano a ese mentor, no antes. Pero funciona aún mejor cuando sabemos para qué hacemos lo que hacemos y cuando nos sentimos mucho más seguros de los pasos a seguir a pesar de nuestra edad, de nuestra especialización profesional o de nuestro trabajo convencional.

Felicidad es una palabra ambigua, pero de lo que sí estoy seguro es que está profundamente relacionada con la Actitud, las buenas decisiones y los proyectos de vida ilusionantes que se van fraguando con acciones diarias y el desarrollo personal.

Si conseguiste automotivarte, anímate a contarnos tu experiencia y qué haces tú para conseguirlo.

Y comparte este artículo con todos aquellos que creas que les pueda interesar conocer más acerca de la motivación personal.

Vota

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar