El Éxito se basa en tener metas personales que sean valiosas, concretas y predeterminadas, porque si no sabes lo que quieres conseguir… cuéntame, ¿cómo piensas conseguirlo? … y si no has definido lo que quieres exactamente ¿cómo podrás tener la satisfacción personal de sentirte una persona de éxito al conseguirlo?. Tener metas en la vida es primordial para el desarrollo personal, conseguir la felicidad y el éxito personal.

La realidad es que muy pocos tienen objetivos claros y concretos para todas sus áreas de la vida y normalmente alguno de estos 3 motivos es el culpable de no tener metas personales y metas en la vida.

Motivo 1: Todo el mundo cree tener metas personales

¡ Sí… sí ! Ya sé que la mayoría de las personas dicen saber lo que quieren y afirman que lo tienen clarísimo. Hasta el momento en el que se les pregunta por ello y entonces aparecen los tartamudeos, las indecisiones y la ambigüedad. Éste es el primer motivo de por qué la mayoría no tiene metas en la vida.

Hagamos la prueba:

Pregunta a familiares, pareja, hijos, amigos, ¿dónde quieren estar en 1 o 2 años? (como máximo), pues si les pides a más años vista, directamente te responderán con una evasiva del tipo: “no sé ni dónde voy a estar mañana y me preguntas ¿dentro de 5 años?”, o bien “por si no tuviese suficientes dolores de cabeza ahora, como para calentármela más con dónde estaré dentro de 5 años”, o cualquier otra respuesta similar que dependerá de la imaginación y el mal humor que hayas podido generar.

Recuerda que el objetivo es que te respondan, no que se malhumoren, ¿ok?

En el momento en que te respondan más o menos lo siguiente…”vivir mejor” o “ganar más dinero” o “vivir más tranquilo” o “mejorar en mi trabajo” o “ser feliz” o “tener una vida familiar agradable” o “tener mi propia empresa” o “más o menos como ahora, quizá un poco mejor”, o cualquier otra respuesta similar, te darás cuenta del porqué la mayoría cree tener metas personales y no se dan cuenta que lo único que tienen son meras fantasías compartidas con el resto del mundo.

Acto seguido, debes formular la pregunta de forma concreta. Por ejemplo:
  • A Vivir mejor/tranquilo:

¿Qué quiere decir vivir mejor?…tranquilo?

¿No estás tranquilo y no vives bien ahora?

  •         A Ganar más dinero:

¿Cuánto dinero quieres ganar al mes o al año?

  •         A Mejorar en mi trabajo:

Lo mismo… ¿Qué quiere decir “mejorar en mi trabajo”? ¿No haces las cosas bien en el trabajo?

  •         A Ser Feliz:

       ¿Cómo consigues ser feliz?

En este momento, verás como les cuesta definir algo concreto, básicamente todo quedará en respuestas evasivas o preguntas del tipo “¿por qué me preguntas esto? Y al final, te darás cuenta que ni responden dónde les gustaría estar dentro de 1 o 2 años, ni tampoco qué van a hacer para mejorar o avanzar hacia sus ideales.

Puedes encontrarte con alguien que te responda de forma irónica, como por ejemplo, “pues ganando millones, teniendo una novia modelo y una colección de deportivos en el garaje”. En este caso, sólo tienes que preguntarle de forma seria si… ¿realmente lo crees? y automáticamente irá a las evasivas.

Resumiendo, la mayoría de la gente no tiene metas en la vida, ni concretas, ni que sean valiosas para ellos y mucho menos se trata de objetivos predeterminados.

Aquello que tienen es lo que se denomina “deseos vagos”.

tener metas personales

Motivo 2: El Miedo

El segundo motivo por el cual las personas somos reacias a definir nuestras propias metas es el miedo.

El miedo es una angustia por un riesgo o daño, real o imaginario, que provoca recelo, aprensión y paralización frente a un hecho o resultado contrario al que se desea. En este caso se presenta habitualmente en dos formatos:

a) Miedo al Fracaso

El fracaso duele. Y da igual que sea a nivel económico o emocional, es doloroso y angustioso.

Todos hemos sufrido el fracaso a lo largo de nuestra vida, y cada vez, hemos tomado la resolución de tener más cuidado y evitar otros fracasos en el futuro. Al tomar esta decisión, básicamente lo que hacemos es auto sabotearnos e inconscientemente dejar de fijarnos metas.

Y se acaba llegando a la conclusión de que… Si no hay Metas, ¡No hay fracaso!

Es muy fácil caer en nuestra propia trampa, basada en nuestros condicionamientos mentales. Nuestra forma de pensar consciente e inconsciente nos evitará definir objetivos que realmente nos ilusionan y nos hacen brillar los ojos por un motivo tan absurdo como es el hecho de “si no defino metas, no puedo fracasar”.

Lo que pasa inadvertido es que, el simple hecho de NO definir esos objetivos, no te va a permitir poder avanzar para conseguirlos, por lo tanto, YA HAS FRACASADO.

b) Miedo al Rechazo

El rechazo afecta a nuestras emociones más profundas y por supuesto, también duele; pero forma parte de la vida, no es posible erradicarlo, sino que la actitud para afrontarlo es más bien la de aceptar que forma parte de las reglas del juego, que forma parte de la vida.

Si tu miedo al rechazo es demasiado grande es muy posible que no te atrevas ni tan siquiera a intentar conseguir lo que deseas, y mucho menos fijarte metas, porque si no lo conseguimos y fracasamos, tememos que los demás nos critiquen o ridiculicen y harás todo lo posible por evitarlo.

Esto es lo que piensa mucha gente, cuando en realidad, lo que fundamenta ese miedo irracional son tus propios pensamientos.

Te aporto una solución muy fácil para poder superar este miedo. Mantén tus metas personales en secreto cuando empieces a fijártelas. No se lo digas a nadie y simplemente deja que los demás vean lo que has conseguido, pero no lo cuentes con antelación.

Piensa que, lo que los demás no saben, no te puede hacer daño a ti.

Viaja y no lo digas a nadie.
Vive una verdadera historia de amor y no lo digas a nadie.
Vive feliz y no lo digas a nadie. La gente arruina las cosas hermosas.

Kahlil Gibran

 

Motivo 3: Tener metas en la vida no sirve de nada

No se les da importancia a los propios sueños porque los supeditamos al “exterior”. Existe la creencia popular de que la gente consigue lo que consigue, por suerte o porque es simplemente el destino, sin darnos cuenta que depende básicamente de lo que hagamos nosotros.

Lo que no saben, estas mismas personas, es que el simple hecho de definir sus propósitos y estar dispuestos a hacer las acciones adecuadas para hacerlos realidad les aportará una serie de características que ninguna otra acción les podrá dar.

Este motivo es suficientemente sólido para tener metas personales ilusionantes. Y aunque mucha gente no quiere aceptar que el disponer de metas en la vida les aporta una serie de beneficios, y que sin ellas, les va a costar mucho más poder conseguir sus sueños e ilusiones.

Lo habitual es que la gente no se dé cuenta de la importancia de las metas y entonces es cuando las menosprecian y pueden ridiculizar al que sí dispone de ellas.

Piensa que… quien crece en un entorno donde nadie tiene metas o si socialmente nos relacionamos con gente sin ellas, cuando no se habla de ellas o ni se las valora… es muy fácil llegar a la edad adulta SIN SABER que nuestra capacidad para fijar y alcanzar metas tendrá más efecto en nuestra vida que cualquier otra habilidad.

¿Cuántos de tus amigos o familiares tienen metas claras y están entregados a alcanzarlas?

Conclusiones

La gente en su mayor parte no tiene metas por alguno de estos 3 motivos:

1.- Todo el mundo cree tener metas en la vida, pero no se dan cuenta que todos comparten los mismos ideales y el problema real es que son ambiguos y poco o nada concretos. Por no hablar de los que expresan sus ideales pero simplemente no creen poder conseguirlos.

2.- El miedo: Forma parte de nosotros y sólo un fuerte compromiso con uno mismo y la determinación para dar los pasos que te permitirán conseguir tus propósitos pueden hacer que disminuya hasta el punto en que no te limite; no hay otra solución, la solución es… Acción, debes tener metas personales.

3.- Restarle importancia al hecho de querer llevar a cabo tus propias ilusiones y seguir la corriente de tu entorno te va a impedir desarrollar una serie de características que sólo con un plan de metas personales puedes conseguir, como por ejemplo la motivación personal.

tener metas personales

Tener metas personales en todas las áreas de tu vida, te dará un sentido de dirección y propósito que no encontrarás en ninguna otra acción.

Habitualmente, lo más fácil es dejarse llevar por nuestro entorno, familia y amigos. Seleccionamos unos estudios porque es lo que se supone que debemos hacer, trabajamos en tal o cual trabajo porque es lo mejor para nosotros y después, seguimos las órdenes de nuestros jefes en un trabajo que no nos gusta, hasta que llega un día en el que quizá te des cuenta que la vida que estás viviendo no es la que tú querías vivir.

La reflexión es sencilla

¿vas a definir metas en la vida para vivir tu vida como tú quieres vivirla?

Entonces, enfócate en tus ilusiones. Debes escribir y tener metas personales, enfréntate a tus miedos y pasa a la acción. Dirige tu vida hacia donde tú quieras.

Si puedo ayudarte en algo, no dudes en contactar o compartir tus inquietudes.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar